Tips para cuidar tu piel cuando usas cubrebocas

Por: - 9 octubre, 2020

Nuestra vida definitivamente evolucionó a raíz de la pandemia, incluso en nuestros hábitos de cuidado personal y skincare, y es que con el uso del cubrebocas ahora que empezamos a salir a nuestra “nueva normalidad”, debemos también cambiar la forma en la que cuidamos y tratamos a nuestra piel.

Si antes usábamos base, polvos, rubores y labiales, ahora probablemente se queden impregnados en nuestros cubrebocas y claramente, arruinan nuestro beauty look. Por otro lado, muchos cubrebocas de diferentes materiales pueden no caerles del todo bien a nuestra piel, por lo que podríamos experimentar con resequedad desde los cachetes hasta la mandíbula y los labios.

Limpieza del cubrebocas

Primero lo primero. El cubrebocas que uses debe de estar siempre limpio. Este es un lugar perfecto para alojamiento de bacterias que podrían causar acné en tu piel, puntos negros e imperfecciones en tu mentón, alrededor de tu nariz e incluso labios. Súmale la contaminación, el polvo, las cremas, maquillaje, etc.

No debes usar el mismo cubrebocas dos días seguidos y aunque suene de flojera, cada que uses un cubrebocas, debes de lavarlo antes de volvértelo a poner. Lávalo con agua caliente y jabón y déjalo al sol para que se elimine todo tipo de bacteria.

Recuerda que algunos cubrebocas no son reutilizables/lavables, por lo que te recomiendo que tengas al menos 3 cubrebocas de los que sí puedes lavar, para usar uno y lavarlo y cambiarlo al día siguiente. Los de tela son súper amigables con el ambiente al no estar generando más basura desechable, pero no olvides consultar con tu doctor si esa tela específicamente es buena para evitar el contagio de COVID19.

Limpieza de la piel

No solo debemos limpiar el cubrebocas, sino que también todos los días tu piel te agradecerá que la limpies. Utiliza un limpiador ya sea de gel, espuma o barra (el que mejor vaya con tu tipo de piel) y antes de dormir y al despertar, dale a tu piel la limpieza que necesita.

Si tu piel es muy sensible

Si tienes una piel bastante sensible, será mejor que mientras tengamos que usar cubrebocas todos los días, evites utilizar exfoliantes agresivos, pues podrías lastimarla aún más. Lo que te recomiendo es que en vez de usar exfoliantes, pruebes un limpiador más profundo, o por el contrario, pruebes la “doble limpieza” como la mayoría de las rutinas de belleza coreanas lo dictan.

Hidrata, hidrata, hidrata

La fricción constante que se genera por el roce de la tela con tu piel, puede no ser la mejor forma de cuidarla, por eso, usa hidratante máximo sobre todo en la parte de la barbilla y los cachetes.

Trata de buscar un potencializador y una crema humectante más fuerte porque además de todo, ya vienen el invierno y nuestra piel suele deshidratarse y reaccionar con el clima frío.

Usa protector solar

A lo mejor piensas: ¿Para qué necesito protector solar si traigo mi cubrebocas? Bueno, pues aunque no lo creas, los rayos del sol y de la luz azul también penetran las telas y podrían afectar tu piel.

Puedes también buscar una BB o CC cream con protector solar para matar dos pájaros de un tiro.

Maquillaje

Ahora sí, el punto interesante. No tienes que eliminar por completo la base de tu rutina de maquillaje. Busca una de larga duración que no se caiga y no se quede toda en tu cubrebocas.

La clave de maquillarte con el cubrebocas está en enfocarte en los ojos, pues es lo que se ve. Juega con tus sombras, ten tus cejas perfectas y échale ganas a la parte superior de tu rostro, para que le roben el protagonismo a tu mascarilla o cubrebocas.

Tip: Si tu tapabocas es blanco, después de ponerte maquillaje y polvo sellador, pasa un pañuelo desechable para retirar el exceso y que no se manche tanto el tapabocas.

Espero que te sirvan mucho estos consejos, pues al final del día, esta pandemia también nos ha ayudado a todos a aprender a entender nuestra piel y nuestros hábitos y rutinas, para adaptarnos a las necesidades de afuera.

Besos, Bibi.

Close Bitnami banner
Bitnami