COVID19- mi experiencia con esta terrible enfermedad

covid bibi nassar
Por: - 28 enero, 2021

No sé bien por donde empezar a escribir esto… Sé que dije que lo haría cuando estuviera lista y ahora lo estoy. Lo pensé mucho y sé que lo estoy. En mi cabeza pensaba todo el tiempo que si lo escribía y hablaba de ello, entonces el Covid19 iba a regresar a vengarse de mí y demostrarme que él podía más. Ya sé que seguro estás pensando que me volví loca por el encierro, pero creo que una parte muy dura de esta enfermedad es la mente y todos los pensamientos que te pasan por la cabeza.

covid bibi

No voy a platicarte cómo me cuidaba, o la cantidad de pruebas que me hacía por miedo a tenerlo o si sé donde me contagié, porque no estoy segura (creo saberlo pero no al cien), así que no. Lo que te quiero contar aquí es todo lo que vivi, sentí, pensé y sobre todo, aprendí.

Hoy mi artículo va a ser más largo de lo normal, pero todo lo que te quiero contar no puedo resumirlo:

Empiezo con síntomas

Ese lunes que terminé de hacer ejercicio sabía que algo no andaba bien. Me estaba costando más trabajo de lo normal la rutina de siempre, pero pensé que era por ser lunes y el inicio de enero. Le pedí a Jorge, mi esposo, que camináramos y platicáramos alrededor de la casa. Cuando dimos dos pasos, le dije:

“No me siento bien, algo me está pasando, necesito acostarme”.

Podría decirles en palabras que mi cuerpo se sentía como si se estuviera apagando.

Yo ya tenía programada la prueba dos días después, pues se cumplían los 8 días de que regresé de viaje, así que inmediatamente hablé y adelanté la prueba.

Covid sintomas

Soy positiva en mi prueba COVID19

¡Ufff! No saben mi impresión cuando vi el resultado positivo. Mi primer miedo en la cabeza no era yo. Eran las personas que habían estado conmigo, mi familia, el personal que trabaja con nosotros, mis amigos, primos… no bueno te entra la peor paranoia del mundo. Ese les puedo decir ES UNO DE LOS MAYORES MIEDOS QUE TUVE. 

En ese momento corrí a mi cuarto a encerrarme y a pensar con qué doctor me iba a atender, que pasaba, que seguía. La verdad pensé: “Bueno soy joven, hago ejercicio, me cuido, no creo que me de duro”…. ¡Uff, creo que eso nunca debí de decirlo!

¿Que sentía? Mejor eso no se los voy a contar porque siento que muchas veces eso puede crear paranoia y es lo último que quiero con mi artículo. 

covid prueba

El primer día

El primer día ya declarado mi Covid19, estaba siendo muy difícil lograr que mis hijos no se acercaran y entendieran que no podían entrar. Así que tomamos la decisión de que lo mejor era que me regresara a CDMX (estaba en Valle de Bravo donde estoy viviendo la pandemia) no solo me regresé por mis hijos, sino porque empezamos a presentir que me estaba dando muy fuerte y que lo mejor sería estar cerca de un hospital por cualquier cosa.

Cuando llegué a mi casa les podría decir que han sido los días donde más sola me he sentido. Esa es la parte más difícil pues todos están preocupados, te marcan, te escriben, pero no puedes contestar porque solo ver la pantalla te mata de dolor en los ojos.

Primeros exámenes

Decidieron tomarme la primera tomografía de pulmón. Ahí fue cuando vimos que a pesar de todo, los pulmones seguían llenándose de una cosa que los doctores le llaman infiltrados que son como manchas o vidrios, no sabría explicarles bien y seguro por aquí hay alguna doctora leyéndome jajaj.  

Bueno sin asustarnos dijimos, “no pasa nada el tratamiento los va a mejorar, estamos a tiempo”. Sabíamos que el virus se me había ido a los pulmones y también sabíamos que había un riesgo (ya que hace un año me operaron y tuve una complicación en los pulmones: aquí cuento detalladamente mi historia) y me subieron el tratamiento.

Ese día tuve algo que probablemente a muchas de ustedes ya les haya pasado, la verdad yo nunca había sentido: Un ataque de pánico.

Sentí que no podía respirar y se me empezó a bajar y bajar la presión, a tal grado que se me entumieron las manos. Sabíamos que a mí la cortisona no me caía bien, pero entre eso, el miedo, todo se juntó.

El día más difícil

Hoy les escribo esto con lágrimas en los ojos y sé que el escribirlo y contarlo sana el alma.

El día más complicado de todos fue cuando me hicieron la segunda tomografía. Ese día yo había pedido otra opinión profesional y fue por eso que me mandaron a hacerme esta segunda tomografía.

Estando en el estudio, salió la doctora y me dijo:

“Tranquila, si me acuerdo de ti de la primera tomografía. Tu estado está empeorando. Tu neumonía subió de nivel 1 a 4, voy a hablar con tu doctor”.

PÁNICO. No pude sentir otra cosa. Pensaba: “¿Pero cómo si tengo 36 años?”. Es de los días mas aterradores de mi vida.

Me bajé al coche a esperar la placa… no puedo explicar todo lo que pasaba por mi cabeza. Solo quería estar con mi familia y que la pesadilla acabara. Tuve miedo pero lo más fuerte es la soledad.

Después de los resultados de placa y sangre, el doctor me dijo: “Si Bibi, estás muy mal, pero puedes salir de esta… Vamos a quitarle el boost a tu pulmón y lo tienes que trabajar tú”. Me dio las indicaciones necesarias de medicamentos, muchos ejercicios de respiración que parecen fáciles y son muy difíciles, pero no he dejado de hacerlos. 

covid bibi

Todo está en la mente

En este momento, supe que dependía de mí y no del medicamento. Así que no me quedó de otra más que entender lo mucho que nuestros pensamientos influyen, y de echarle más ganas.

Y aquí estoy en mi día 17. Dicho por el doctor que ya no tengo COVID19 y ya no contagio. Los síntomas que sigo teniendo son los últimos que se quitan. El pulmón quedó resentido, como cuando te dan un golpe y tarda en sanar.

Así que aquí estoy escribiendo para ustedes toda esta historia que ahorita al verla en palabras parece rápida pero fue eterna. Que una vex más me llena de aprendizajes:

A no dar por sentada la vida solo por ser joven, a valorar cada abrazo, cada momento porque cuando no los tienes como hacen falta; y más que nada, a valorarme más a mi misma. A cuidarme y amarme y saber que por mucho que me exijo como mama, se vale decir: “ahorita no puedo”. Por mucho que me encanta mi trabajo se vale decir: “no estoy lista”; y más que nada a valorar cada día sin importar las cosas que no puedo controlar, porque hay momentos que no puedo controlar nada y se vale respirar y decir: “está bien, hoy no controlo y está ok”.

Gracias por su cariño

Todas las muestras de cariño, los miles y miles de mensajes en mis redes sociales, whatsapp, flores, comida, cartas, rezos, veladoras y toda la luz que me enviaron, de verdad les juro que lo sentía. Eso si les puedo decir: sé y me siento inmensamente privilegiada de que tantas y tantas personas, muchas de ellas sin conocerme, pidieron mucho por mí. Lo sentí siempre y se los agradezco con el corazón en la mano. 

covid19

Les agradezco estar aquí leyendo mi historia.

Y para todos aquellos que hoy tengan Covid19, recuerden que la mente tiene que jugar de su lado en este partido para ganar ,siempre ganar y vencer al enemigo.

Nos vemos pronto.

Con amor, Bibi.

Puedes leer: 5 promesas que me hice de amarme más a mí misma. ¿Te unes?

Close Bitnami banner
Bitnami